Nuevamente, no podíamos estar más orgullosas de que nuestro Centro Elena Ferraris Yoga, salga en uno de los periódicos más importantes, en este caso, hemos tenido el placer de que nuestras clases de yoga post parto para mamás y bebés aparezcan en “El País”. Y queremos compartir con todos vosotros el reportaje entero.

Las Clases de Yoga Post Parto, Mamás y Bebés, en “El País”

Inhalaciones y exhalaciones profundas. Estiramientos del torso. Vrksasana, la postura del árbol. Por la rutina de ejercicios, esta podría ser una clase de yoga cualquiera. Salvo por un pequeño –nunca mejor dicho– detalle. Enfrente de la colchoneta sobre la que María dirige los brazos al cielo, Telmo, su bebé de tres meses, la mira con curiosidad tumbado en una manta. De vez en cuando se inquieta, y ella aprovecha las posturas de suelo para hacerle alguna carantoña.

“Tenéis libertad absoluta para atender a los niños cuando queráis. Es normal que lloren, que tengáis que alimentarles o que hagáis algunos de los ejercicios con ellos en brazos”, les dice la profesora y propietaria del estudio, Elena Ferraris, a ella y a las otras cuatro madres que han asistido con sus niños a la clase de hoy. Además de los beneficios que se asocian al yoga (liberación de estrés, mejora de la flexibilidad, tonificación muscular, etc.), este tipo de actividades para mamás y bebés proporcionan un profundo bienestar emocional. Tras la clase de una hora, las asistentes se sientan en la colchoneta y cada una cuenta cómo le está yendo la maternidad. Se hacen preguntas, comparten preocupaciones y muchas veces se crean vínculos de amistad.

Cloe, la hija de Iris, tiene poco más de un año. Es la mayor de los bebés presentes, y se ha pasado la hora correteando y tratando de imitar las posturas que hacía su madre. “Este tipo de espacios te dan la oportunidad de dedicarte un rato a ti misma, sin alejarte de ella”, comenta Iris, que lleva asistiendo a clase un año. “Cuando tienes la responsabilidad de cuidar a criaturas tan pequeñas, a las que hay que atender de manera constante, es fácil olvidarte de ti. Y, cuando vuelves a acordarte, es casi cuando estás a punto de estallar”, señala Ferraris.

Por eso, ejercitarse (sin excesos) después del parto y contar con una red de apoyo compuesta por otras mujeres que atraviesan situaciones similares ayuda a afrontar las frustraciones que también se derivan de la maternidad. “Hagas lo que hagas, la sociedad te va a juzgar. Si optas por un parón profesional, estás echando a perder tu carrera. Si te reincorporas rápido al trabajo, es imposible rendir al 100% con la cabeza puesta en ellos. Cada forma de ser madre es única. Nadie tiene la receta, así que lo esencial es sentirse bien con una misma”, señalan las mamás yoguis.

 

Si te ha gustado este Post, sobre la aparición de nuestras clases de yoga post parto para mamás y bebés en “El País”, seguramente te interesará..