Mantenernos activas durante el embarazo es beneficioso tanto para la salud de la madre como para la del bebé, sin embargo la actividad física debe adecuarse a esta etapa de la vida. El Yoga puede ser muy beneficioso durante el embarazo por muchas razones.

Las sesiones de Yoga para embarazadas se centran en mitigar los posibles síntomas del embarazo, como dolores de espalda, dolores de cabeza, nauseas, etc., así como en mejorar el bienestar físico y psicológico de la madre.

Las asanas (o posturas del Yoga), la meditación y la atención en la respiración sirven para que la mujer tome conciencia de los ritmos naturales de su cuerpo y de las transformaciones que ocurren en el cuerpo durante la gestación.

Practicar Yoga prenatal puede ayudar a preparar a la madre al parto y para aprender a sentir la intensidad de las contracciones sin angustia. El Yoga nos invita a tomar consciencia de un estado más interno de nuestro cuerpo, con los movimientos suaves y fluidos que se practican durante las clases de Yoga, las mamás pueden coneguir dar más espacio a la pelvis y al bebé y pueden facilitar el parto. Un aspecto importante de la practica del Yoga es la relajación y la respiración que no solo ayudan a aliviar tensiones físicas, sino que también contribuyen a purificar la mente y a relajar los nervios.

Los beneficios del yoga para embarazadas

 

CUÁNDO SE ACONESJA EMPEZAR A PRACTICAR YOGA DURANTE EL EMBARAZO

Es aconsejable practicar Yoga a partir de la semana 12 de gestación. Las posturas se van adaptando paulatinamente a lo largo de la gestación para que resulten beneficiosas en cada etapa. Es muy importante evitar posturas que compriman el abdomen, evitar cansarse y sobre todo agotarse en las posturas.

Algunas de las asanas practicadas durante el embarazo son:

  • Baddhakonasana (postura del zapatero): Ayuda a relajar la zona pélvica donde está el bebé.
  • Postura del gato: Aquí los suaves movimientos de redondear y alargar la columna ayudan a liberar tensión en la espalda.
  • Upavistha Konasana: Con esta postura se estiran suavemente las vertebras y se aumenta la felxibilidad de las ingles y de los aductores.

 

En nuestro estudio de Yoga en el centro de Madrid organizamos sesiones especiales para embarazadas, integrando todo lo necesario para llevar a término una buena gestación: Asanas para relajar y descansar la parte inferior de la espalda y en general aliviar las molestias asociadas al embarazo; ejercicios de respiración para fomentar la conexión entre la madre y el bebe, practicas de relajación para relajar los nervios y aportar salud y bienestar, clases reducidas totalmente adaptadas a cada una de las mamás y sobretodo la búsqueda constante de una alineación postural correcta.

Si buscas un centro de Yoga para embarazadas en Madrid, consúltanos (aquí) y te daremos toda la información que necesites sobre nuestras clases.

Puedes consultar más información sobre nuestras clases de Yoga para embarazadas aquí.